Inmobiliaria Las Salinas ingresó un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) con el fin de habilitar el paño para uso residencial y equipamiento. Hoy, el terreno está apto sólo para uso como área verde.

El megaproyecto inmobiliario comercial que busca levantar Copec en Las Salinas, Viña del mar, está tomando vuelo. A través de Inmobiliaria Las Salinas, la empresa ya tiene en sus manos una propuesta de desarrollo de la firma internacional de diseño y planificación urbana Sasaki, con sede en Boston, Estados Unidos, reconocida por su diseño del Master Plan de la ciudad olímpica de Beijing.

No obstante, ya asoman algunos lomos de toro en el camino.

A fines de junio pasado, Inmobiliaria Las Salinas ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) denominado “Protocolo de Excavaciones y Condiciones para Edificar en Terreno Las Salinas”. La idea de Copec es poder habilitar el paño para todos los usos aprobados en el plan seccional de la comuna, esto quiere decir, residencial y equipamiento comercial. Actualmente, el terreno sólo permite área verde.

No obstante, varios servicios públicos han presentado oficios con duras observaciones al Estudio de Impacto Ambiental.

“El presente Estudio de Impacto Ambiental, no cuenta con la información indispensable para la comprensión del proyecto, así como la forma en que éste se desarrollará en las distintas etapas sometidas a evaluación”, dice un escrito firmado por Gonzalo Peña, director Regional de Valparaíso de la Dirección General de Aguas.

Destaca que el EIA no tiene una “definición clara y precisa” de los proyectos a ejecutar en el terreno Las Salinas, y que el titular señala, de manera genérica, las iniciativas que podrían ser factibles de establecer en el lugar.

Añade que tampoco tiene una descripción específica de las actividades y/u obras a realizar para cada uno de el o los proyectos a realizar en dicho lugar, específicamente las zonas donde existirán excavaciones.

“Todo lo anterior es indispensable para determinar los efectos que generarán las actividades y/u obras a desarrollar en el lugar, toda vez que existen antecedentes (presentados en la línea base) que indican alteraciones en la calidad del recurso hídrico subterráneo”, afirmó Gonzalo Peña, quien sostiene que por esta y otras razones, “el titular no presenta medidas de mitigación, reparación y/o compensación asociados a esta componente”.

El problema radica en que la empresa no tiene una definición sobre los proyectos que se realizarán en el paño de 16,8 hectáreas en plena avenida Jorge Montt de Viña del Mar, conocida también como recta Las Salinas.

Si bien Copec señaló tras adquirir el paño (en junio de 2011) que estaba la posibilidad de desarrollar edificios de oficinas o habitacionales con socios, así como vender paños para que inmobiliarias y constructoras ejecutaran sus propias iniciativas, hoy la empresa tendría definido lotear todo el paño, puesto que el rubro construcción e inmobiliario no está dentro de sus negocios. Así es como la compañía está actualmente negociando para que la autoridad le apruebe un estudio de impacto vial, para luego vender por lotes el terreno.

¿Tsunami?

Roberto Ponce, director Regional Zona Central del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), también presentó un oficio con observaciones.

“Se señala que en caso de tsunami la zona se vería afectada por una inundación somera de entre 0 y 1 metro. Al realizar excavaciones y retirar suelo,  la inundación alcanzará  mayor altura, se debe contemplar ese caso y estimar la altura que se verá inundada para el caso de tsunami”, afirmó Ponce.

Además, solicitó analizar la posibilidad de inundaciones asociadas a precipitaciones extremas, o temporales marinos, ya que a su juicio, al encontrarse la napa a poca profundidad, y reducir la cantidad de suelo por el que infiltrarse, pueden darse anegamientos. “Se solicita contemplar tal posibilidad y presentar plan de contingencia respecto a inundaciones”, precisó.

Por su parte, la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, envió un oficio con una serie de peticiones de aclaración sobre el tipo de constructibilidad y el manejo de riles, entre otras.  “No se señala el manejo de un eventual afloramiento de napa contaminada durante la construcción, se debe considerar y definir las acciones ante esta eventualidad”, dijo Virginia Reginato.

Fuente Pulso.

18 de Agosto de 2014

Anuncios